mayo 31, 2017

Cuando la realidad (del machismo) nos alcanza


No se trata de decir "ahora te jodes" porque sólo alguien con una falta de humanidad asquerosa podría hacerlo. Sólo se regodearía en el dolor de otra persona para decirle "no tenías razón". Sólo alguien repugnante podría "alegrarse" de un asesinato para después usarlo como arma.

Ojalá la realidad no le hubiera golpeado de esa manera. Ojalá no golpeara la realidad a las mujeres, las verdaderas víctimas, como a su hija. Porque la víctima no es el padre por mucho que le pueda doler, es ella, asesinada por un machista.

Pero sí debería hacernos parar un momento, y valorar hasta qué punto mucha gente sigue negando el machismo, hasta que punto prefieren minimizarlo, hasta que punto son capaces de mirar hacia otro lado mientras la realidad de la violencia machista sigue golpeando. Hasta que un día golpea a tu hija, a tu amiga, a tu hermana, y la realidad te alcanza aunque cierres los ojos.

Tenemos que abrir los ojos y comprender que el machismo es una lacra que afecta a toda la sociedad, porque por desgracia, como decían en un comentario en redes sociales, "el machismo no perdona ni a sus aliados".

mayo 11, 2017

El país del "y tú más"

Hace unas horas moría el tercer ciclista del grupo que fue arrollado en Oliva por una conductora que dio positivo por alcohol y drogas, mientras otros dos siguen graves en la UCI. Y, mientras leía los comentarios de respuesta a la noticia en las redes sociales, no podía dejar de pensar que si el nivel de un país, y de su sociedad; su madurez en definitiva, se puede conocer por la cantidad de "y tú más" que nos encontremos, no estamos para sentirnos orgullosos.

En España, resulta habitual, por ejemplo, que los políticos no respondan por los escándalos de corrupción de su partido, sino que aleguen un "y tú más" a quienes les acusan. Como si dijeran "pues es verdad, mi partido es corrupto pero como el tuyo lo es más lo del mío no importa...". Y esa costumbre se extiende a sus partidarios, capaces de hacer la vista gorda ante cualquier cosa que hagan los suyos mientras gritan, para quedar por encima, "¡pues anda que a los que votas tú!".

Por desgracia esa forma de responder no se limita a la política sino que cualquiera que se niega a aceptar algo suele responder de la misma forma por vomitivo que sea.

Así tenemos que si hay un asesinato machista (llevamos 25 asesinadas en 22 semanas en 2017 si no recuerdo mal) siempre habrá algún machista asqueroso, incluso de esos que dicen "yo no soy machista pero...", que cuando asesinan a una mujer su respuesta es "pues también hay hombres maltratados", o "pues también hay denuncias falsas".

Y no hace falta entrar a valorar la falsedad de cifras en las que se suelen basar para dejar por los suelos esas respuestas. Simplemente es que en una noticia donde hablan de una mujer asesinada ¿qué es lo que quieren decir con el "pues también hay..."?. ¿Qué no importa tanto el asesinato de esa mujer porque "también hay..."?. ¿Está bien incluso que la hayan asesinado porque "también hay..." y que la asesinen compensa algo?. Y si se lo planteas se ofenden, porque estás poniendo en su boca palabras que no han dicho, y claro que no se alegran, simplemente es que "también hay...".

El estúpido que contesta eso suele ser muy parecido al racista del "no soy racista pero...". El que cuando hay una agresión racista suelta el "es que también hay algunos que... no se integran, que se creen que están en su país, pues anda que en su país respetan que...".

Y esos dos estúpidos son muy parecidos al homófobo que te dice un "no tengo nada en contra de los gays pero...". El que cuando hay una agresión homófoba suelta el "es que también hay algunos a los que les gusta dar la nota, se creen que pueden hacer lo que quieran, una cosa es la libertad y otra el libertinaje, que lo hagan pero en la intimidad". Incluso cuando se está hablando de una pareja homosexual que simplemente se besaba y les han expulsado de un centro comercial porque "molestaban".

Es más. A veces, demasiadas, el estúpido machista, el racista, y el homófobo, son la misma persona.

¿Y en el caso de los ciclistas?

Una noticia donde una conductora borracha y drogada (aunque muchas veces el conductor no está ni lo uno ni lo otro y el resultado es el mismo) ha matado a tres ciclistas, y de paso roto a sus familiares y amigos, no debería tener otras respuestas que no fueran las condolencias y la condena. Pero no, siempre hay alguien soltando un "Pues también hay ciclistas que se creen que la carretera es suya, que no será éste el caso, pero hay veces que van por el centro y no te dejan ni pasarles, y qué decir a eso". Literal.

¿Qué decir a eso?. Hablamos de tres personas a las que le han quitado la vida y la única respuesta que se le ocurre es "también hay ciclistas que...". Pues oye, que si también hay ciclistas que... entonces que hayan matado a estos tres no es tan malo. ¿Es eso?. Vamos, que a sus seres queridos les podemos decir que no se quejen tanto que no ha sido nada, que total también hay ciclistas que...

Y es que independientemente del desconocimiento de más de un conductor, que se queja de comportamientos de ciclistas cuando en realidad están cumpliendo con la normativa de circulación (por ejemplo los que se quejan de no poderles adelantar, pero que no saben que la normativa contempla que el conductor tiene permitido adelantar a ciclistas, incluso traspasando la línea continua, respetando siempre los 1,5 metros de distancia).

E independientemente de que también haya ciclistas que se crean que las normas de circulación no van con ellos; porque gilipollas hay sobre dos ruedas igual que sobre cuatro.

He llegado a escuchar esa respuesta mientras comentaba como un conductor casi me arrolla cuando, circulando yo por el exterior de una rotonda, con prioridad como cualquier otro vehículo, decidió que desde el interior iba directamente a salirse de la rotonda. Viéndome perfectamente y acelerando para cruzarme su coche y pasar primero. Sabiendo que si no freno y me golpea el que muere soy yo (aunque también me pueda arrollar quien venga detrás matándome igualmente). Y de repente el "de todas maneras es que también hay ciclistas que...".

¿Cómo hay ciclistas que... no debería quejarme de ese asesino al volante?. ¿Entonces qué hacemos cuando un kamikaze mate a otro conductor?. ¿Respondemos, porque lo he vivido, que "también hay conductores que..."?.

Imagen | Ascega

mayo 08, 2017

El fascismo tiene un nombre: Fascismo

Hay demasiada gente con una mentalidad limitada al blanco o negro, con la que, cuando se discute, sólo existe que si votas a un partido te va a parecer bien todo lo que digan, y mal todo lo que digan los demás. Muy al estilo de ser de un equipo de fútbol y que creas que los tuyos siempre juegan bien, y si pierden es por el césped o el árbitro, pero aplicando esa triste falta de razonamiento a algo mucho más importante.

En muchos momentos existe una falta de autocrítica asquerosa que termina convirtiendo a la gente de fans a fanáticos, y en política de partidarios a sectarios.

Por eso cuando criticas algo que acaba de hacer tu partido más afín te encuentras a los de otros partidos diciéndote "nunca te he visto criticar...", porque aunque lo hagas su mente no es capaz de asimilarlo; y a gente de tu propio partido llamándote traidor, infiltrado, y diciéndote que sólo quieres boicotear...

Todo esto viene a raíz de un comentario de Vestrynge tras la segunda vuelta de las elecciones francesas, donde nos hemos tenido que alegrar de que gane el mal menor de Macron antes que el fascismo del Frente Nacional de Le Pen.

Dice Vestrynge que el Frente Nacional francés no es fascista, porque él lo fue, y porque además al Frente Nacional le han votado muchos trabajadores...

¡Qué curioso que las siglas del NSDAP, el partido de Hitler, significaran Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores!.

Los fascismos siempre han florecido en épocas de crisis buscando vender su fervor nacionalista contra la potencia extranjera que les oprima (Francia tras la Primera Guerra Mundial, la Alemania de Merkel en la presente crisis); pero también su odio racista contra la figura de un "enemigo común" externo más a mano (judíos antes, refugiados ahora), y la venta de ese miedo y odio a los que más están perdiendo en la crisis, los trabajadores; con el ideario de "te roban el trabajo, a ellos les dan facilidades mientras a ti te recortan, etc".

Por supuesto mientras se vende ese ideario se deja de lado convenientemente a los que han provocado la crisis y se están aprovechando de ella a costa del sufrimiento de los trabajadores, sean nacionales o emigrantes.

Así que los partidos fascistas, por desgracia, cuando se han hecho más fuertes, han recibido precisamente más votos de trabajadores desesperados, a los que han usado como masa a la que manipular a través del miedo.


Por cierto. Esa coincidencia en el punto en que tanto los partidos fascistas como los de izquierdas se oponen a la opresión por parte de, por ejemplo ahora mismo, la Alemania de Merkel, es la que usan los ideólogos del "cuñadismo ultra" en España para decir que Podemos es igual que el Frente Nacional.

Hace falta una simpleza de pensamiento muy grande, o una cara aún mayor, para no distinguir, o no querer distinguir, entre la oposición nacionalista usando al pueblo como masa sin rostro tras una idea patriótica, y la oposición a que el pueblo, como gente, sea explotada.

Hace falta ser muy sinvergüenza para establecer esa comparación obviando el resto de diferencias. Pero que Vestrynge salga ahora a decir que el Frente Nacional no es fascista porque le han votado muchos trabajadores también es vergonzoso, y desde luego no ayuda nada.

Marine Le Pen. Foto: Agencia EFE