enero 18, 2014

"Podemos". Otra cosa es que nos dejen.

Estos días he estado siguiendo el "nacimiento" de la plataforma/iniciativa/partido "Podemos" de cara a las elecciones europeas, así como las primeras declaraciones tanto desde dentro de "Podemos" como desde fuera, y por "fuera" me refiero a dentro de la propia izquierda. Y son esas respuestas, esas posturas a la hora de recibir una nueva propuesta en la izquierda las que más pena y rabia me dan. Las posturas que siempre han hecho que lo mejor para la derecha sea sentarse a esperar que la oposición se inmole.


La idea en sí de "Podemos" me parece buena por dos motivos:
1: A pesar de que por la pérdida de confianza en los partidos mayoritarios otros dos partidos están teniendo su oportunidad precisamente se trata de sólo otros dos partidos, "IU" y "UPyD". El electorado ha demostrado siempre su miedo a abandonar el bipartidismo que tienen implantado en el cerebro y como mucho sus primeros intentos de cambiar de idea llegan a apoyar a otros dos partidos que sean nuevos pero sigan siendo conocidos. Por un lado la eterna aspirante IU y por otro un partido nuevo pero con una cara antigua y bien conocida, la de la mercenaria de Díez.
Sin embargo, y por desgracia para la izquierda, el partido que se supone tiene más renombre para representarla, IU, parece tener un tope en las expectativas que genera. Es decir, es alternativa, sí, pero llega un momento en que la gente les ve y no se termina de fiar de ellos. Sobre todo porque la imagen de IU desde hace mucho tiempo es la de un partido que a la mínima que consigue algo de poder, en vez de usarlo por quienes se lo han dado, empieza sus habituales purgas internas. Vamos, lo que muchas veces hace la izquierda, que no necesita enemigos para destruirse, basta con meternos en un cuarto y tirar la llave que ya nos matamos entre nosotros.
En definitiva para mucha gente IU se ha convertido en "política vieja" encasillada en la imagen de eterno aspirante.
Y si a eso le sumas esos pactos de IU con partidos diametralmente opuestos o defensas de ciertos personajes, y que la gente al final comprueba que de IU también hay metidos en consejos llevándoselo muerto... llega un momento en que el incremento de la intención de voto alcanza un techo. Y ahí es donde "Podemos", representando una idea de renovación, podría de verdad tener su oportunidad para la gente que quiere algo nuevo en la izquierda pero tampoco se ha atrevido por ejemplo a dar un paso hacia EQUO.
Es más, en ese caso las caras de "Podemos" pueden jugar una buena baza ya que son conocidas (el miedo a lo "desconocido" es precisamente una de las piedras en el camino de EQUO siguiendo el ejemplo anterior) aunque sea a base de haberse convertido en figuras mediáticas, que es por lo que, creo, están explotando la imagen de Pablo Iglesias.
2: Por otro lado, y precisamente aprovechando ese tirón mediático unido a la sensación de una izquierda renovada "Podemos" podría representar un empuje para intentar convertirse en la unión de la izquierda, y no me refiero a que todos los demás partidos se "fusionen" bajo su nombre, o que se trasvasen votos, o... sino a que se convierta en un punto de unión de una gran coalición de izquierdas.
Hasta ahí la parte "bonita", y ahora llega la mala sin haber tenido tiempo siquiera para leer tan a fondo como quisiera sus propuestas. Algo preocupante porque sin entrar a valorar propuestas ésta es la parte mala tanto por como está enfocando su inicio "Podemos" como por la respuesta de parte de esa izquierda anquilosada.
Podemos: Las primeras declaraciones, a través de Pablo Iglesias, eran un llamamiento a esa unidad de izquierdas, contando con que se sumen muchas otras iniciativas, incluyendo IU. Algo que apoyaría completamente. Sin embargo dentro del mismo partido, y acaban de empezar, parecen no ponerse de acuerdo en la línea a seguir, y mientras Iglesias habla de alcanzar la unidad Monedero responde a ciertos ataques respondiendo con todo contra IU, con lo que no sólo da más munición a sus vacas sagradas, sino que muchos seguidores, siguiendo los principios de algunas figuras establecidas de IU (con su hábito de superioridad moral) se revuelven al son que les dictan pasando a catalogar a "Podemos" de traidores de la izquierda, que sólo quieren dividir, que le hacen el trabajo sucio a la derecha que nunca se fractura, etc.
Si "Podemos" quiere tener alguna oportunidad de unidad debería fijar bien desde el principio su discurso a la hora de tender la mano a otras iniciativas. Sobre todo cuando gente como Monedero no tiene el visto bueno en algunos sectores de IU que le ven como "el que siempre ha estado intentado lograr un aplauso...".
Y por cierto, ya no son sólo declaraciones como las de Monedero las que crean el problema, sino que deberían tener cuidado por ejemplo con declaraciones como las de Pablo Iglesias ayer "Pocas personas podían dar el paso: Alberto Garzón, Ada Colau y yo; muy poquitas más", porque se entiende lo que quería decir pero estaba cantado que lo iban a sacar de contexto para enseguida indicar que a Iglesias ya se le ha subido a la cabeza y que tiene complejo de mesías.
IU: El otro actor, y el que más daño está haciendo al inicio de "Podemos" es IU (a pesar de que supuestamente está en el mismo bando), simplemente porque parece que ha asumido su rol, y como decía antes parece haberse integrado en esa vieja política como aspirante, o dicho de otro modo, es el tercero en discordia, la medalla de bronce, y después de atacar el bipartidismo y hablar de que debe cambiar el sistema, cuando aparece una nueva opción de izquierdas en vez de pensar si puede resultar beneficioso unirse, si puede suponer un impulso, lo único que hacen es aferrarse a su medalla como si fueran "Gollum" y el anillo. Y entonces les ves patalear, criticar a los nuevos, ponerles de traidores, menospreciarles porque tengan a alguien mediáticamente conocido como cara de la propuesta, y por supuesto decir que la única izquierda real es la de ellos, y la de los demás no vale.
La misma postura que sirvió para desde dentro de IU en más de un caso atacar al 15M en vez de saber sacar provecho de su impulso, la misma postura que como salida intentó reducir el 15M a risas y burlas quedándose con la parte de las "batukadas", "reikk", etc obviando descaradamente todo lo demás que también ha significado el 15M. Curiosamente lo mismo que algunos sindicatos mayoritarios hicieron, molestos porque se les escapara de las manos su papel de líderes de protestas, aunque éstas fueran en muchos casos simples trámites.
Es más, si dentro de IU alguien se atreve a decir que igual no es tan mala idea "Podemos", si alguien de los "suyos" se atreve a hacer una defensa o mostrar apoyo, automáticamente se le descalifica, se empieza a manipular, y por supuesto se convierte en un traidor, como le han hecho a Tania Sánchez Melero (@ainhat) acusándola de apoyar a los presos políticos en Cuba citando un texto en el que simplemente decía que da igual la ideología, que no se puede ver bien nunca que un preso político termine muriendo de hambre en ninguna circunstancia. Una opinión que me parece correcta humanitariamente y que ayer usaban para echarle en cara precisamente en una discusión iniciada por haber mostrado cierto apoyo a "Podemos".
En definitiva, "Podemos" me parece en principio una propuesta interesante si de verdad son capaces de presentar un discurso unificado que tienda una mano a otras propuestas de izquierda aprovechando la ilusión generada. Si lo consiguen, después será cada partido el que vea si quiere aprovechar esa oportunidad, o no y quedar retratado. Lo demás, como siempre, será darle alas a los que ya se tienen que estar riendo de nosotros, otra vez.