noviembre 29, 2011

iPhones, señorías, herramientas y privilegios

Érase un país que se era donde cinco millones de parados vivían con la incertidumbre de no sólo encontrar trabajo sino de que igual una Xunta cualquiera le hubiera "desactivado" sin aviso la tarjeta sanitaria. Érase un país que se era donde una gran parte de los que si tienen suerte de tener trabajo llegan a duras penas a final de mes, con miedo a perder su empleo y meterse a partir de ahí en una espiral que incluya su piso y en muchos casos la vida que conocía. Érase un país que se era donde la indignación por los 300 desahucios al día convivía con una rabia cada vez mayor ante los políticos que indultan a banqueros y los que suponiendo que representándonos y debiendo hacer lo mejor para su pueblo dejan entrever que les recortarán todo lo recortable (y lo que no también) para rendir ese dinero a los intereses de otros países fuertes que viven en un "si te estás muriendo es tu problema pero a mí no me toques", también conocido como Europa de dos velocidades, y finalmente y de nuevo para los bancos a los que habrá que "rescatar", "recapitalizar", etc, etc... Claro... como la primera vez funcionó tan bien...



Érase un país donde los políticos pedían sl esfuerzo de todos en la forma de una reducción de estómago previo estrujón del cinturón, el mismo país donde esos mismos políticos no eran capaces de hacer un gesto y renunciar a sus pensiones vitalicias aunque entraran a trabajar en multinacionales con sueldos tan grandes que no entran en los sueños de la mayoría de los mortales, el mismo donde esos políticos no querían dejar de viajar en primera clase, ya que al fin y al cabo no lo pagan ellos, sino los que ya no sabemos cuantos agujeros más le hemos hecho al cinto.


Y érase ese país que se era donde de repente se anunciaba que los diputados recibirían iPhones, iPads, etc. En concreto un gasto aprobado de 498.000 euros. Y el argumento pretendía ser claro y conciso, la necesidad de que sus señorías tuvieran herramientas que les permitieran trabajar aprovechando las últimas tecnologías... y a partir de ahí el malestar, el intento de explicación "en serio, que son herramientas necesarias" y la incomprensión de quien está viviendo con miedo por su futuro cuando le explican que hay que dotar de herramientas a quien como sueldo base ya está cobrando en torno a los 3.000 euros mensuales más los múltiples pluses y sin olvidar la llamada pensión de oro que permite cobrar el 100% con 7 años cotizados. La rabia cuando en una empresa donde trabajando de forma precaria (el salario base en España es de menos de 700 euros y debes cotizar 35 años) si quieres botas de seguridad te cuesta un mundo que te las den... o directamente tu sueldo, y compararlo con quien seguramente ya usa un teléfono de última generación y dispone de ordenador pero al que al parecer hay que equiparle para que desempeñe su trabajo.


Y en ese charco se mete Alberto Garzón defendiendo el gasto en sus señorías con el ya citado argumento de que "La cuestión de los privilegios es bastante sencilla de responder, porque su consideración como tal parte de negar que el trabajo de un diputado conlleva el uso activo de materiales de comunicación tales como un teléfono y un ordenador o similar". Claro, antes que alguien le diga que con lo que cobran igual se lo podrían pagar ellos Garzón añade "El privilegio de los políticos no está, por lo tanto, en los instrumentos que se usan sino en aspectos relacionados con los sueldos desorbitados (razón por la cual los diputados de IU donamos la mayor parte de nuestro sueldo a la organización)", algo que me parece bien si es algo que cumplen, sin embargo quizás deja de lado algo muy importante y es que el desprestigio de los políticos en los últimos años ha llegado a tal punto gracias a la corrupción protagonizada por todos los colores que la gente ya tiene la idea de que cualquiera de ellos más que nada intenta beneficiarse de forma personal rayando muchas veces la imagen más rastrera posible. Y de nuevo, me parece bien pero quizás en vez de decir que donan la mayor parte del sueldo a la formación como escudo quedaría mucho mejor decir que donan a la organización la parte del sueldo que les queda tras pagarse las herramientas, algo que seguramente por una vez no dañaría a la organización y sería mucho mejor recibido que no una defensa basada en "me tienen que proveer de herramientas porque yo doy mi dinero".


Sin embargo cuando todo se podía haber quedado ahí pasa a hablar de la ética de aceptar productos de una marca concreta, el dilema moral, el coltán, y el que al final no es culpa tuya porque resulta imposible distinguir entre lo que está bien o mal porque todos estamos dentro del sistema. ¿De verdad era necesario llegar hasta ahí para defender el aceptar el gasto de un producto de una compañía concreta?. Después de leer esta disertación creo que no se ha comprendido cuál es el motivo real de la indignación... aunque si repito 498.000 euros... igual vale como pista.


Y cuando el charco ya no es charco sino pantano llega Ricardo Galli respondiendo que la postura de Garzón a favor de los iPhones, iPads, va en contra de lo que IU incluye en su programa electoral acerca de tecnología y software libre por lo cual se decide "enviarle de regalo/donativo y/o préstamo (lo que la ley requiera) un netbook con GNU/Linux instalado, y una copia del software libre de Menéame".


Independientemente de que los choques Garzón-Galli tengan ya su propia historia tras el esperpento en que se convierte el tema inicial el pantano pasa a desbordarse y uno se queda con cara de imbécil preguntándose de que están hablando y si en algún momento se han parado a pensar en el fondo del asunto.


El caso es que al final nos encontramos con críticas sin sentido y sin formas donde se llega a atacar por usar una marca, gente que da su apoyo y se queja diciendo que a ver si por ser de izquierdas se va a tener que parecer pobre, y cuando por fin las luces del circo se apagan y guardan la carpa hasta la próxima nos encontramos con que, olvidado como siempre, el que realmente se indigna porque de verdad lo pasa mal, el trabajador (o el que suspira por serlo) al que realmente le trae sin cuidado si se les regala un "ifon", un "esperia" o un tambor para comunicarse, sigue ahí, sin nadie que le represente.


E igual responde de mala manera, y ataca sin distinguir entre políticos de un partido u otro, porque ve que igual que ninguno quiere dejar de viajar en primera clase ninguno tiene, ya no el arrebato de decencia, sino aunque sea el mínimo de solidaridad, y pudiendo usar sus propias herramientas que rechace ese teléfono, esa tablet, y pagárselos él. Que a él lo único que le ha molestado es que mientras piensa como va a mantener a su familia hay otros que parece que acaban de aterrizar con su nave espacial hablando del derecho a iPhones e iPads, mientras otros les gritan GNU/Linux, y cosas similares. Y lo único que sabe es que con nada de eso va a poder comer porque érase una vez que se era el cuento se ha acabado y no hay perdices y tampoco un felices ni a corto ni a medio plazo y puede que ni a largo.


¿Tanto os cuesta comprender esa indignación?. Poneros en la piel de esa persona, pensarlo bien y sobre todo... ¿alguna vez nos vais a representar?.

noviembre 23, 2011

Power Balance, borregos con buen equilibrio

Hace hará cosa de un año y medio había un producto que parecía de obligada compra, algo sin lo cual casi podías sentirte inferior, y ya no sólo porque te miraran desde arriba si no lo tenías sino que tu mismo sentías que tus posibilidades eran menores... claro, ellos llevaban su Power Balance que les otorgaba mayor equilibrio, fuerza y elasticidad... y en algunos hasta dos, mientras tú ya tenías suficiente con preocuparte por caminar y respirar a la vez con ese cuerpo que te tocó en la tómbola al nacer. Sin embargo antes de seguir retrocedamos en el tiempo.
Depende de la edad que tengáis quizás podáis recordar que Power Balance no es el primer producto que se supone te aporta una mejora física tan sólo por llevarlo, ni siquiera tiene en su currículum el ser la primera pulsera. Retrocedamos casi treinta años, o puede que más, y busquemos en nuestra memoria ciertas pulseras metálicas que en sus extremos incluían dos bolas de metal enroscadas... yo las recuerdo por lo que me gustaba jugar con ellas quitándolas y volviéndolas a poner y a muchos os habrá venido a la cabeza al ver la imagen.

Como os digo, este antepasado de las Power Balance prometían una especie de armonía física y mental sólo con llevarlas puestas y durante un tiempo, aparte de los anuncios y famosos que las llevaban, fue posible ver a mucha gente con ellas tanto por la creencia en sus supuestos beneficios como también por simple moda y en este caso muchas veces sin perder la esperanza de que de verdad las pulseras hicieran algo. Años después todavía encontré una de estas pulseras en un cajón en la casa de mis padres pero no sería la última aparición de los complementos milagrosos.

Corría el año 1992, los 500 años del "Descubrimiento de América", una de las consideradas mejores olimpiadas de la historia en Barcelona, y la Exposición Universal en Sevilla; Cobi y Curro competían por mostrar el nivel que había alcanzado España (nunca sabré si era la mejor representación...) y en ese momento de máximo esplendor Jesús Puente se asomaba a la televisión y nos decía que si te torturabas la oreja no te dolería nada:

http://www.youtube.com/watch?v=1QZ6cInP9Gs
Efectivamente, las pinzas anti-dolor Lasvi, esas que podían hacer que no te doliera ni una amputación si era necesario... Su manual de instrucciones (sí, tenían manual de instrucciones, a ver si os ibais a pensar que era tan fácil, en caso contrario habríamos salido con las pinzas de tender la ropa en las orejas) te indicaba que mediante las auriculoterapia, y si soportabas las posibles molestias de las primeras veces, se te relajarían los músculos que rodean la columna vertebral, y es que en las orejas hay ni más ni menos 46 puntos reflejos del cuerpo humano para tratar incluso la alergia... que digo yo que siendo un sólo punto igual si puedo probar la próxima primavera con las pinzas de la ropa.

Igual que llegaron se fueron, o como decían en el anuncio "lasvi en la tele..." pero no debería pasar mucho tiempo para que apareciera algo sin lo que hasta ese momento era inconcebible que hubiéramos podido sobrevivir... y no es exageración, o casi, pero ¿antes de Breathe Right (o Respira Mejor) como podían los jugadores de fútbol disputar un partido?. Estas tiras, evolución de las que sirven para quitarte los puntos negros, permitían supuestamente aumentar la cantidad de aire que podíamos inhalar, por ello de la noche a la mañana vimos a una legión de deportistas llevarlas incluidos miembros de la selección española de fútbol en cierto campeonato, lo curioso es que como cualquier otro producto milagro igual que llegaba la oleada pocos años después no se volvía a ver por ningún sitio e incluso más de uno negaba el haberlas llevado alguna vez (por cierto, la victoria en los campeonatos europeo y mundial deben ser más valorado ya que imagino que una vez abandonadas las tiritas los jugadores deben haber estado siempre al borde de la asfixia).

Hoy en día las tiras nasales han sido relanzadas pero esta vez ya no como objeto de deseo de los atletas sino de las parejas que soportan a quien a su lado ronca todas las noches... la validez de su uso es igual que el que tuvo en los atletas.

Estos tres productos mágicos disfrutaron de fama pero jamás nadie había conseguido lo que en el 2009 conseguiría, de nuevo, una pulsera. Y es que si las primeras pulseras y las pinzas eran adquiridas por un mercado de compradores de cierta edad, y las tiras llegaban a los deportistas, las pulseras Power Balance alcanzaban no sólo cifras de ventas impresionantes sino que llegaban casi a todos los objetivos posibles siendo esta vez muchos más los compradores jóvenes que increíblemente no sólo caían en el engaño sino que además se convertían en acérrimos defensores algunos por ciega convicción, otros quizás por no admitir que se habían dejado una cantidad de euros considerables en una pulsera de goma.

¿Y qué es lo qué tenían las Power Balance que las hiciera especiales?. A simple vista una pulsera de silicona "hecha por deportistas para deportistas" (contaban con la imagen de Shaquille O'Neal) como muchas que se han repartido en diferentes colores con motivos publicitarios, por ejemplo las pulseras en apoyo a las olimpiadas en Madrid, pero en este caso con un holograma integrado, pero no uno cualquiera sino el portador de "frecuencias que se encuentran en nuestro ambiente natural, de las que conocemos sus efectos positivos en el campo de energía del cuerpo. Esto ayuda a desarrollar el equilibrio, la flexibilidad, la fortaleza y bienestar general".

Desde finales del 2009 y durante el comienzo del 2010 la campaña masiva de publicidad más el apoyo de la imagen de ciertos deportistas, etc hicieron que el producto se vendiera como rosquillas y que incluso se advirtiera contra las pulseras falsificadas. La gente empezó a lucir pulseras como 25 años atrás de todos los colores y con ese holograma mágico que no aguantaba ni un análisis con un mismo de lógica, pero aún así llegué a tener a gente joven, no personas mayores a las que igual se piense que se le pueda engañar fácilmente, defendiendo hasta límites irracionales los beneficios de que llevaran la pulsera... Todavía recuerdo una conversación en el gimnasio "qué si tío, que sin la pulsera no me puedo girar así manteniendo el equilibrio como hago ahora que la tengo puesta...". En fin, patético.

El caso es que como todas las modas irracionales poco a poco, y a la vez que iban apareciendo estudios científicos que demostraban que la pulsera no tenía nada especial, la gente se la iba olvidando en casa sin al parecer notar como su vida empeoraba drásticamente ya fuera porque se pasaba la moda o porque empezaba a pensar que quizás llevarla en ese momento ya no le hacía parecer "cool" sino ridículo.

Poco tiempo tardarían en empezar a aparecer las demandas contra el fabricante de las pulseras por fraude en diversos países, en España FACUA presentaba una denuncia ante las autoridades sanitarias en Abril del 2010, y las reclamaciones multimillonarias se empezaban a amontonar como en el caso de EE.UU. donde ha sido condenada a pagar 57 millones de dólares a un grupo de consumidores dejando en minucias los 15.000 euros de multa de la Junta de Andalucía o los 350.000 impuestos en Italia. Así mismo en Australia Power Balance reconocía el engaño (pero sólo en ese país).

Incluso a pesar de que la propia empresa reconoce el engaño todavía queda algún defensor acérrimo (me encantaría ver la cara de quien defendía con tanto encono las maravillas que podía hacer gracias a la pulsera) y desde Power Balance no sólo niegan que estén tras estas últimas condenas casi arruinados sino que han anunciado un nuevo producto, el Mouthgear, un protector bucal que gracias a alinear correctamente los dientes, la mandíbula y los músculos faciales incrementa el rendimiento físico... tal cual acabáis de leer. 

Nada más leerlo se debería decir que ese nuevo timo está abocado al fracaso pero en un país donde nos reímos de quien todavía cae en el viejo "timo de la estampita" la historia no dice mucho a favor y sólo depende del tiempo transcurrido desde la anterior vez para que se pueda esquilar de nuevo al rebaño de borregos.