julio 23, 2011

Política tabernaria

No se porqué muchas veces me sorprendo esperando de los políticos algo que les coloque no ya por encima de la gente sino al menos por encima del nivel de conversación de taberna para terminar finálmente una y otra vez dándome cuenta de que no sólo son como nosotros sino que en muchos casos quien ha llegado a la política era precisamente con quien jamás te hubieras querido sentar en la taberna. Y digo esto porque de vez en cuando me vuelvo a encontrar con más de uno de estos ejemplos.

Es el caso de Miguel Ángel Martín Perdiguero, conocido ex-ciclista y ahora Concejal de Deportes del Partido Popular que hace poco (el 21 de Julio) se incorporaba a sus obligaciones al parecer con muy pocas ganas.




El caso es que parece que su jornada de trabajo se volvía algo más animada con la llegada de los indignados y de "sus pintas".




Por supuesto como corresponde en un cargo público que al parecer necesita usar su blackberry para superar el tedio de asistir a un pleno del ayuntamiento este llamativo hecho se merece esas risas de taberna que tan bien hubieran quedado acompañadas de una cervecita... y si encima alguien le sigue el chascarrillo... mejor que mejor.




Después nos preguntan por qué estamos indignados, por qué decimos que estamos hartos de estos políticos de pacotilla que sólo se interesan en nosotros cada cuatro años para después permanecer el resto del tiempo con esa actitud chulesca. Y muchas veces piensas en si merece la pena contestar, si merece la pena recordarle que cargo está ejerciendo (pagado por todos por cierto), aclararle que no se encuentra en la barra del bar con sus colegas sino hablando públicamente.











No, no estás en una taberna. Y no, no nos representas.