marzo 20, 2018

Sanguijuelas del dolor


Después a alguno le molesta escuchar que es una puñetera vergüenza como hay partidos que están usando a las víctimas, y el dolor de sus familias, para sacar rédito político. Partidos que intentan mantener, o incluso endurecer, leyes que no serían necesarias si simplemente se cumplieran las condenas que ya existen en nuestro código penal; sin meter otras que nos hacen retroceder como sociedad.

Tras una concentración apolítica Ruth Ortiz, la madre de Ruth y José, los niños asesinados por José Bretón, no pudo callarse al comprobar como el PP posaba al lado del cartel con la foto de las víctimas, y les recriminó que no hubieran acudido simplemente como cuualquier otra persona anónima, que hubieran intentado politizar la plataforma y usar a las víctimas.
Hasta hace un rato no he visto la foto de políticos del PP delante de la pancarta, donde, entre otros, estaban las fotos de mis hijos. De mis hijos no se aprovecha nadie, a mis hijos no los utiliza nadie para politizar nada; el que quiera o la que quiera que lo haga con sus hijos, con los míos, no.
http://www.huelvainformacion.es/huelva/Ruth-Ortiz-PP-utilizar-manipularlas_0_1228377839.html

Una plataforma con la que, aunque no coincido en la petición de no derogar la prisión permanente revisable, tiene todo el derecho del mundo a que ningún político, del signo que sea, venga a hacer campaña a costa del dolor.

Poco después Pablo Navarro Cañas, miembro de Nuevas Generaciones del PP, y militante del partido, ha tenido ya no solo la poca vergüenza de intentar seguir politizando para colgarle medallas el PP por su “defensa” de las víctimas mientras le reprochaba a Ruth Ortiz las críticas a los políticos del PP que acudieron a la concentración, sino que de forma vomitiva le ha soltado un "Pues sarna con gusto no pica". Vamos, que le ha faltado decirle “Pues te jodes”.

https://www.elplural.com/politica/2018/03/20/insultos-ruth-ortiz-nuevas-generaciones-partido-popular

Con el revuelo montado, y casi con toda seguridad, con el llamada urgente desde su partido, después ha procedido a borrar el “tuit”, a disculparse por el mensaje “desafortunado”, y a decir que no tiene que ver con la organización en la que milita, ni piensa así…


El problema es que si lo ha puesto es porque lo único que no ha pensado es en morderse la lengua, por mucho que después intente escurrir el bulto.

Atacar a una madre que está reprochando que usen la imagen de sus hijos asesinados no es una respuesta “en caliente” contra un ataque, es una forma de pensar repugnante. Y es una demostración más, y no es la primera, de que en realidad el dolor de las familias sólo les interesa si pueden aprovecharse de él.

Y en caso contrario son capaces de usarlo como arma, con ataques parecidos a los que hemos visto contra el padre de Gabriel, al que en redes le han llegado a decir que si era de Podemos que apoya a los inmigrantes, y quiere derogar la PPR, se aguante con el asesinato de su hijo.

Y pasó también en el caso de los chistes de Irene Villa.

Cuando ella mostró más dignidad que nadie, respondiendo que no se sentía ofendida por el humor negro a su costa, hubo una reacción por parte de la jauría revolviéndose en su contra por atreverse a decir que tampoco había que darle más vueltas. No le aceptaban que ella dijera que no le ofendía, y hubo quien incluso llegó a echarle en cara que poco hacía a favor del resto de víctimas…

Son sanguijuelas del dolor, a las que sólo les importan las víctimas mientras puedan engordar alimentándose de su sangre. Pero lo peor de todo es que entre esas sanguijuela, algunas llegan a pertenecer a partidos políticos, y a ejercer cargos con poder.

0 comentarios:

Publicar un comentario