febrero 24, 2018

La ley de transexualidad frente a quien necesita un cambio... de cerebro

Hace unos días se suicidaba Ekai, con 16 años, mientras esperaba recibir un tratamiento hormonal de la Unidad de Género del Hospital de Cruces.

Ahora se ha presentado al Congreso la primera Ley Integral de Transexualidad, que permitiría que la gente se pueda identificar con un tercer sexo, ni masculino ni femenino, sino "no binario". Y cuando lees los comentarios donde se ha publicado la noticia se te cae el alma a los pies viendo todo lo que falta todavía por avanzar, cuanto retraso arrastra esta sociedad en determinados temas.

Representantes de Unidos Podemos e integrantes de la Plataforma por los Derechos Trans. Dani Gago. ElDiario.es

Comentarios de gente enojada diciendo incluso que por pagarles las operaciones van a morir personas por falta de medicamentos, tal cual.

No dan cifras de, según ellos, cuantos medicamentos al parecer no se van a poder comprar, o cuantas muertes van a provocar, ni siquiera dan cifras del número tan reducido en realidad de gente para la que esta ley es su primera esperanza en mucho tiempo. No, directamente están en contra echándoles en cara que por su culpa, va a morir gente.

Y eso cuando no lees a otros equiparando un tratamiento hormonal de cambio de sexo, o una operación, con quien se aumenta el pecho, diciendo que ambos son sólo caprichos (algo ni siquiera en operaciones de aumento de mama es siempre un capricho), y argumentando "si alguien quiere tetas se las paga. ¿Verdad? Pues lo mismo esto".

Tanto retraso y odio. Tantos con un vacío en el cerebro y en el corazón que les dejan tan lejos de poder ser considerados seres humanos. Tantos a los que, si hiciéramos caso, serían los primeros a los que no darles medicamentos, para que quienes en realidad se los merecen, los que pueden hacer que la humanidad avance, no se vayan a quedar sin ellos.

0 comentarios:

Publicar un comentario