junio 16, 2017

Me da asco tu España


Hay quien cree que le tengo asco a todo lo que suene a España. "Es típico de vosotros" llegan a decir. "Típico de los rojos".

No le tengo asco a España, pero tampoco me emociona especialmente ese concepto delimitado en un mapa; porque para mí, mi sitio, al estilo de como decían en aquella película, es donde estoy con mi gente.

No le tengo asco a España como nombre en un atlas o en una enciclopedia, pero le tengo especialmente asco a todos, y todo, los que me dicen como debo sentirme español.

Asco a los que se llenan la boca de patria, a los que tienen sueños húmedos con un trapo de colores; a los que gritan "yo soy español", y te miran mal por no sumarte, con el mismo entusiasmo con el que defienden a otros grandes "patriotas" dedicados a robar a sus paisanos mientras engordan cuentas en Suiza y dirigen empresas sin declarar en Panamá.

Asco de que me digan como ser muy y mucho español, de que me hablen de españoles de bien, y de que me pongan como ejemplos de prohombres que exudan "españolidad" a millonarios que de vez en cuando donan un pellizco de lo que se han ahorrado pagar en España a través de ingeniería fiscal y sedes y fábricas en otros países (con explotación infantil incluída).

Asco de los que son enormemente españoles y se quejan de que los de fuera nos vienen a robar. Que menosprecian el horror vivido por los refugiados y te contestan "pues mételos en tu casa", mientras son capaces de defender, hasta partirse la cara, a jugadores de fútbol millonarios de cualquier otro país. Millonarios que hacen lo que sea para ahorrarse el pagar impuestos en España. En cuyo caso te responden "si tú pudieras también lo harías".

Asco de que los que por no unirme a su rebaño me gritaban que me fuera a Cuba, me gritan que me vaya a Venezuela, y me gritarán que me vaya al siguiente país de turno con el que les aborreguen desde la caverna; mientras defienden a quienes les recortan sanidad, educación, y hasta la voz a todos los españoles que no se encuentran en la lista VIP de chanchullos, comisiones, adjudicaciones a dedo, tarjetas black, despidos blindados con indemnizaciones millonarias sacadas del dinero con el que se "rescatan" cajas y bancos. Rescate que no nos iba a costar un "duro" a los españoles para ahora admitir que se han perdido más de 60.000 millones de euros (de euros, no de "duros")...

Asco de que los proxenetas que prostituyen un día tras otro la palabra España mancillándola, maltratándola, y abusando de ella, sean los mismos que no se dignen a enviar una delegación oficial al entierro de Francesc Boix en el cementerio de las celebridades en París.

Asco de que tenga que ser otro país el que le dedique honores de héroe al único español que declaró en los juicios de Nuremberg contra los crímenes nazis.

A Boix que sobrevivió más de cuatro años en el campo de concentración de Mauthausen donde tantos españoles murieron, entre ellos los deportados gracias a la sintonía entre dos mierdas con bigote e ínfulas de grandeza. A Boix que se jugó aún más la vida para sacar de aquel campo las fotos que demostrarían la barbarie.

Asco de que, a pesar de la resolución del Congreso de los Diputados, desde su supuesta patria hayan preferido mirar hacia otro lado y desentenderse. Supuesta porque hoy en realidad Boix descansa en su patria verdadera, el lugar donde ha estado arropado por su gente.

No. No me da asco todo lo que suene a España. Lo que me da asco es TU ESPAÑA.

0 comentarios:

Publicar un comentario