septiembre 04, 2014

La locura de Madrid

Es "curioso" leer tras ser despedido por el cierre del stand, junto a los de varios centros más por falta de rentabilidad, que otras cinco grandes superficies comerciales más van a ser abiertas en Madrid superando las 100 ( http://goo.gl/Y0TuA6 ), sumándolo, por supuesto, a la locura de la libertad de apertura que permite abrir todos los días del año (en muchos casos ya sólo se cierra 25 de Diciembre y 1 de Enero).
Cualquiera que haya trabajado en este sector en Madrid sabe que no sólo la crisis ha hecho bajar las ventas sino que desde hace ya unos años no había clientela suficiente para cubrir la aglomeración de centros comerciales.

Y sin embargo se dio la libertad de horario hundiendo la conciliación de vida familiar y laboral y obligando por el mismo sueldo a trabajar más festivos (lo de que al abrir más días se crearían puestos de trabajo fue una más de las mentiras que ya no sorprenden a nadie), se aumentó la presión sobre los trabajadores pues al abrir más horas se debía aumentar beneficios y se les hizo responsables de que en realidad bajaran ya que la clientela simplemente se repartió entre Sábado, Domingo y Lunes consiguiendo que ninguno de los tres días se pudiera alcanzar el presupuesto proyectado.

Finalmente la única forma de obtener beneficios, o al menos reducir pérdidas, ha sido el despido de un número importante de trabajadores lo que ha conllevado también una bajada en la calidad de atención que conocen de sobra muchos clientes. Grandes zonas donde es imposible localizar a un vendedor que te asesore porque en muchos casos ahora sólo hay uno que en cuanto viene un número mínimo de clientes tiene que hacerles esperar, lo mismo en las colas para pagar con sólo dos o tres cajas abiertas en un lineal de 40.
Y no, la apertura de nuevos centros no cubre ni de broma con la creación de nuevos puestos el número infinitamente superior de los que han sido destruidos. Y eso sin contar los pequeños comercios de toda la vida, los de barrio, que han caído también incapaces de hacer frente a los horarios y precios.

Pero da igual, los chanchullos, intereses, favores futuros o devueltos y pagos bajo manga permiten que esto se haya convertido en una carrera a ciegas.
Madrid simplemente se ha convertido en uno de los mejores ejemplos de lo que en realidad para los que al final se llenan los bolsillos y viven por encima de NUESTRAS posibilidades significa #MarcaEspaña.

0 comentarios:

Publicar un comentario