agosto 18, 2011

De perropapas, futboleros y otras especies fanáticas

Diecisiete de Agosto... hace dos días se han cumplido los tres primeros meses del conocido 15M, un movimiento que empezó cuando tras pedir miles de madrileños que los políticos y banqueros no nos usaran como mercancía la policía terminó desalojando a golpes la Gran Vía frente a la Plaza de Callao.



Muchas cosas han cambiado en estos tres meses para estar orgullosos, el mensaje y la indignación se extiende a pesar de las manipulaciones y censuras informativas y cada vez más gente sale a la calle para gritar que está harto, que está indignado y sobre todo que ya no va a mirar para otro lado mientras los de siempre se reparten con sus amigos el pastel, mientras que nos piden que nos apretemos el cinturón para salir juntos de la crisis pero se niegan a dejar de viajar en primera clase, mientras dan cada vez mayores facilidades para el despido a la vez que se niegan a renunciar a sus pensiones vitalicias que compaginan como si nada con los sueldos de las grandes corporaciones.


En estos tres meses pasamos de ocupar una plaza tras un desalojo a palos por pedir nuestros derechos a crear asambleas en barrios, pueblos y ciudades. En estos tres meses pasamos de las manifestaciones por Madrid a recibir las Marchas Indignadas primero de toda la Comunidad, después de toda España y al final marchar hacia Bruselas... y en estos tres meses hubo, y estoy seguro de que seguirá habiendo en los siguientes, muchos momentos en los que me sentí orgulloso de todos mis compañeros.


Sin embargo en esos tres meses hay cosas que no han cambiado y cosas por las que sinceramente me avergüenzo... y hoy, mientras llegaba a casa, se me juntaba la rabia y la impotencia, y el orgullo y la vergüenza.


Poco hay que no se sepa, para quien no se tape los oídos y los ojos, de la visita papal a Madrid. Una visita que cuesta algo más que el recorte que han impuesto en Educación, una visita en plena crisis donde se está haciendo un derroche de gasto público dificilmente justificable en cualquier circunstancia. Una visita de una persona que, sea considerada lider espiritual o jefe de estado, intenta influir en la política de los países que visita a través de un entramado que sigue ansiando el mismo poder del que disfrutaba en el medievo.


Esta visita ha levantado ampollas entre un pueblo al que le dicen que todavía le queda pasar lo peor, a un pueblo que ve como llegamos a los cinco millones de parados con un millón de familias que no reciben ningún ingreso, un pueblo que se ha endeudado ciertamente por vivir muchas veces por encima de sus posibilidades pero también empujados por una banca que hizo lo posible por empujarles cuando estaban en el borde del precipicio, un pueblo que se ha encontrado con que sus políticos no les defendieron sino que en el momento en que debían representarnos eligieron representar unicamente a los poderosos intentando sacar el mayor beneficio para si mismos.


Ese es el pueblo que ve como en el peor momento que se recuerda y sufriendo subida tras subida de impuestos y la supresión de muchas ayudas sociales se encuentra con dos noticias a la vez (entre otras muchas) que le hacen abrir los ojos: el precio del billete de transporte sube un 50%, el bono de transportes para los que vienen a ver al Papa recibe un descuento del 80%...


Son los mismos que se encuentran con que a los peregrinos se les ha reservado centros públicos para pasar los días de forma gratuíta, son los mismos que se encuentran con que empresas que se han lucrado promoviendo aún más esta crisis patrocinan esa visita, son los mismos que se encuentran que no está bien ocupar una plaza para reclamar nuestros derechos pero que el centro de Madrid puede quedar cortado durante cinco días por un tema religioso en un estado laico... son los mismos que hoy han protagonizado una marcha cuyo contenido ha sido acordado con la Delegación del Gobierno, una marcha legal, y que al intentar entrar a Sol se han encontrado con grupos que les impedían la entrada al grito de "esta Plaza es del Papa".


Os hemos pagado los transportes, el alojamiento y vuestros caprichos religiosos en un estado que por si alguien lo olvida, repito, es laico... y ocupais una plaza, colapsais el centro de Madrid y aún os atreveis a decir que la plaza es de Papa... y aún así la única agresión física durante la marcha ha sido de un peregrino a un manifestante...


Después en un nuevo alarde de la Delegación del Gobierno la policía no sólo no ha intervenido asegurando la legalidad de la marcha sino que se ha dedicado a proteger a los peregrinos y mirar hacia otro lado si estos agredían para finalmente cerrar los accesos a Sol convirtiéndolo en una olla a presión para después desalojarla a palos... No importaba que estuviera ocupada por quienes no querían dejar pasar una marcha legal pero si había que desalojar la plaza cuando el pueblo reclamando que no se pague con sus impuestos una visita papal fue el que se sentó a celebrar asamblea...


En la marcha de miles de personas había gente de todas las condiciones y edades a los que mañana volverán a catalogar como "perroflautas antisistema"... lo que no importa es que la plaza esté llena de "perropapas" (es curioso que no se refleje en este caso como se ha llenado la plaza de basura, que no se haga mofa de los cánticos y flautas bien visibles, o que no se hable de piojos cuando se han metido en las fuentes a ducharse) que defienden con el mayor de los fanatismos una iglesia que no puede estar más alejada de la idea que se supone se promueve, que oculta los casos de pederastia cambiando a los violadores de diócesis, que intenta por encima de todo seguir acumulando poder y dinero... y si hace falta para ello desacreditando a quien de verdad se preocupa por los pobres como en el caso de la Teología de la Liberación.


Tres meses después del inicio del 15M tras la represión brutal de la policía esta noche hemos vuelto a ver como cuando algo incomoda sólo se sabe lanzar a los perros... y es que como digo, hemos avanzado en mucho, pero queda tanto por hacer...


No puedo cerrar este desahogo sin un recuerdo a todos vosotros, esa especie que vive del fanatismo... y ahora no me refiero a los ultracatólicos, sino a los que esta noche ,como hace unas pocas, os la "ha sudado" la situación en la que estamos.


Vosotros, los que vestidos con cualquier camiseta habeis salido a las terrazas de medio país a gritar por un gol, a insultar por una falta, a comportaros como verdaderos orangutanes, a poner en práctica las clases de máster para cabrero... los que os cruzais insultos en las redes sociales, los que menospreciais con insultos racistas a los jugadores del otro equipo cuando son de otra raza... 


Me da lo mismo el equipo al que seguís porque sois igual de borregos en un lado que en el otro, os comportais como la extrema derecha e izquierda, el mismo perro con distinto collar, pero en este caso por algo que ni siquiera os va a cambiar la vida, no se trata de ideas sobre la sociedad no... se trata de fútbol. Y mañana seguireis siendo igual de pobres y desgraciados, seguireis en el paro, vuestros padres y/o vuestros hijos seguirán en el paro, e incluso aunque no querais porque no relleneis la casilla correspondiente en la declaración el estado seguirá pagando con vuestro dinero una subvención milmillonaria a la iglesia...


Para vosotros que sois capaces de pasar del mundo porque no quereis escuchar nada desagradable e incluso os mofais de quien sale a reclamar sus derechos (los tuyos también), para vosotros que por una mierda de mundial gritais que este país es el mejor, para vosotros que os declarais orgullosos de tal o cual jugador, para vosotros que os hinchais diciendo que sois del Madrid, del Barça o de la roja... para todos vosotros mi desprecio y mi asco ya que no vale con sentir vergüenza ajena.


Yo soy de la roja, pero por la roja sólo reconozco a la sangre de los compañeros que llevan tres meses luchando por que se les escuche. De ellos si me siento orgulloso.

 

1 comentario: