abril 19, 2007

¿Bendita ignorancia?

Siempre pensé que cuando se dice "bendita ignorancia" se está insultando al objetivo de la frase salvo que se aplique a un menor de 10 años.

Ejemplos de que esa frase no puede ser aplicada sin malicia a un adulto son los atentados del norte de África de los últimos días. Parece que ahora que se vuelven a repetir atentados en Marruecos y Argelia empieza a extenderse una inquietud en España que escucha de forma por primera vez preocupada las referencias a Al-Andalus en los mensajes de Al-Qaeda. Y sin embargo esto se veía venir.

Los grupos terroristas que hasta hace un tiempo operaban por libre se han ido acogiendo en los últimos años a una marca, Al-Qaeda. En muchos casos nadie de estos grupos ha tenido nunca relación con los "propietarios" de la marca y lo único que les une es una base ideológica que puede fluctuar hacia los intereses de cada uno en el momento más conveniente, Aunque se sabe de casos en que se han desplazado "instructores" para mejorar las técnicas de producción del terror en las nuevas franquicias.

La mayoría de veces lo único que une a esos grupos es el actuar bajo una marca, que hace que nombres que hasta hace poco no obtenían la suficiente repercusión, como los grupos salafistas, etc adquieran un nuevo significado para Occidente según se pronuncia "Al-Qaeda".

Si esos grupos adquieren renombre, ¿qué es lo que la "casa madre" obtiene a cambio? Pues principálmente obtiene una ampliación de territorios inestables con la adquisición virtual de nuevas unidades de producción; o dicho de otra forma, Al-Qaeda se forja una imagen omni-presente sin que por ello la organización tenga que hacer un sobreesfuerzo de logística, y manteniendo a la vez la seguridad de que a pesar de que se pueda detener a terroristas ninguna de esas capturas va a llevar diréctamente hasta la cúpula de Al-Qaeda, ni tan siquiera a la periferia.

La expansión de los terroristas radicales no sólo se queda en Oriente y África sino que también comienza su periplo por el sur de Asia a partir de países como Iraq, Paquistán y amenazando con echar raíces en India.

Y ahora, una vez nos encontramos ante un paisaje como mínimo preocupante, volvamos a España.

Recordemos que desde el PP y sectores afines se ha intentado ligar por todos los medios a ETA, con los atentados del 11-M. Mientras se habla de que el PSOE aprovechó esos atentados para ganar las elecciones (menospreciando el voto de millones de españoles por el camino) podemos volver la vista atrás y obtener dos puntos de vista protagonizados curiósamente por el mismo personaje, Acebes.

Mientras el mismo día de los atentados se informaba a Acebes de que la hipótesis de ETA era casi improbable, esté declaraba que la banda terrorista era la responsable; mientras aparecían las primeras pruebas del radicalismo islámico, Acebes redundaba en la hipótesis etarra; mientras un grupo islámico se inmolaba en Leganés el PP se empeñaba en la autoría o como mínimo la presencia de ETA... y sin embargo ¿quíen gobernaba cuando la policía en pocas horas empezó a encontrar las primeras pistas?, ¿quíen gobernaba cuando se produjeron las primeras detenciones?.

Curiósamente mientras la policía se empleaba con una eficacia excelente bajo gobierno del Partido Popular, éste no sólo desaprovechaba públicamente la ocasión de atribuirse la rápida respuesta y de paso felicitar la gran labor policial sino que de cara al público esgrimía la autoría totálmente contraria.

¿Porqué esa dualidad entre el comportamiento privado y el público? La respuesta la saben todos, la proximidad de las elecciones. Aunque repetimos que bajo gobierno del Partido Popular se estaban llevando a cabo actuaciones policiales de gran éxito públicamente esa respuesta no se supo gestionar. El PP era consciente de que la confirmación de que el atentado era obra de radicales islámicos iba a ser ligada inmediátamente con la foto de Las Azores; y en vez de sacar pecho y presentar el éxito de las contramedidas, se optó por esconderse debajo de la cama y rezar porque esos tres días hasta las elecciones pasasen antes de que nadie se enterase. El problema es que en esta era de información nada tarda tres días en ser conocido y en Europa nos miraban con asombro cuando vieron que la multitudinaria protesta tras los atentados culpaba a ETA.

Recuerdo una viñeta de un diario italiano en la que se reprensentaba a Aznar con la nariz de Pinocho y ese dibujo podría resumir con precisión lo que aconteció. El PSOE ganó las elecciones sin aprovecharse de los atentados pero también sin la confianza de la gente en un candidato que recordemos era apodado "Sosoman". En realidad, las elecciones no las ganó el PSOE, las perdió el PP mientras contaba las horas en la oscuridad bajo la cama.

Por desgracia igual que mucha gente intentó desviar la atención de los verdaderos autores de los atentados hasta hace unos días hemos vivido en el convencimiento de que esa etapa ya pasó y nos encontramos con un PSOE que sin llegar a los extremos de la dualidad de acciones del PP en el fondo su manera de actuar nos despiertan recuerdos.

Los atentados del 11-M, comprobada su autoría, han sido clasificados por mucha gente como consecuencia directa del apoyo a la invasión de Iraq. Sin embargo si no hemos sido tan tontos como para creernos la autoría etarra ¿porqué pensamos que tras la retirada de las tropas de Iraq iba a producirse un borrón y cuenta nueva?.

El PSOE (a pesar de no haberlo dicho exprésamente) ha dejado públicamente que cunda la idea de que una vez salimos de Iraq ya no van a suceder más masacres, pero mientras tanto en el "ámbito privado" se ha producido el mayor refuerzo del CNI, sobre todo en el campo del radicalismo islámico, porque se sabe que el estado de alerta difícilmente va a volver a bajar de amarillo; ya dejaremos para otra ocasión que nos explique el gobierno anterior porqué esa área estaba tan desatendida tras el 11-S.

Tenemos que admitir que los atentados del 11-M no fueron consecuencia directa de la foto de Las Azores ya que caeríamos en el error de pensar que se produjeron sin haberlos planeado concienzúdamente. Pero entonces ¿tuvo que ver el apoyo a EEUU es esta masacre? Por supuesto que sí. Al igual que otros muchos países occidentales hace años que nos convertimos en un objetivo para los atentado, sin embargo puede pasar mucho tiempo mientras nuestro nombre figura en la lista sin ser leído, la prueba está en las reuniones previas al 11-S en suelo español para ultimar detalles. Por lo que sorprende aún más la poca importancia que dio el gobierno anterior a la amenaza islamista radical.

La foto de Las Azores lo que hizo fue que se incrementase la prioridad sobre ese nombre de la lista por lo que pasamos a estar en boca de todos.

Nadie puede creer que el apoyo a EEUU no tuvo nada que ver con el atentado pero siendo sinceros, aun sin ese apoyo sólo era cuestión de tiempo que alguien leyese nuestro nombre. La retirada de las tropas de Iraq hicieron que nuestro puesto perdiera importancia pero aunque incluso se retirasen las tropas de Afganistan es de esperar que tarde o temprano volvamos a subir posiciones y las reivindicaciones sobre Al-Andalus son las que nos empiezan a abrir los ojos.

Pasará en otros países occidentales y nos volverá a pasar a nosotros. ¿Bendita ignorancia?. Nunca hemos abandonado la lista.

0 comentarios:

Publicar un comentario